Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2011

Postal navideña.

Ansiedad e incertidumbre, las filias de Salinas y otros.

Interesante para el análisis resulta el discurso del “prohombre” Carlos Salinas de Gortari, quien recientemente visitó Puebla para hablar de las bondades de su última obra “Democracia republicana, ni Estado ni mercado: una alternativa ciudadana” en la cual su autorenfatiza que para la mayoría de los mexicanos los tiempos que corren son de ansiedad, incertidumbre y temor. A esto agrega lo que él denomina la “década perdida” de oportunidades económicas y de esperanzas sociales frustradas, haciendo un llamado a los jóvenes “para rechazar las políticas públicas establecidas en la última década por el PAN”, señalando – con un excelente manejo histriónico de la retorica – que la problemática que enfrenta el país es producto del mal manejo de éstas.Llama pues la atención que quien hoy critica el mal manejo de las políticas públicas en la última década sea el mismo personaje que llevó a México a la deriva, amparado en un discurso que pareciera ser más el reflejo de las filias y las fobia…

FEUDOCRACIA y estado de excepción.

Reflexión para compartir.

Carta a PAULINA PEÑA PETRELLINI por HECTOR ZAGALNo tengo el gusto de conocerte personalmente. No sé cómo eres, desconozco tus cualidades, tus aficiones, tus intereses. Entiendo tu molestia al escuchar las críticas a tu padre, Enrique Peña Nieto. Son gajes del oficio. Deberás irte acostumbrando a los ataques contra él. En una democracia, la crítica es un ejercicio fundamental. Tu padre es una figura pública y, por ende, sus actos serán juzgados con rigor. “¿Por qué son tan duros con él?”, te preguntarás. Bueno, los funcionarios públicos ganan mucho dinero. Hay miles de personas dispuestas a sufrir críticas y cuestionamientos con tal de figurar en la nómina oficial. El sueldo bien vale esos golpes. ¿No?Pero no es de tu padre de quien quiero hablar, sino de ti. ¿Te confieso algo? Me aterra que hayas utilizado la expresión “hijos de la prole” como un insulto. Insisto, es disculpable que te enfades por la burla hacia tu padre. No me asustaría que los llamaras “babosos”, “tontos”. Es más, n…