Ir al contenido principal

Es nuestro momento.



El 19 de Septiembre marca ya un antes y un después para comprender la dimensión de la movilización social y la acción colectiva orientada a las virtudes humanitarias de la unidad, la sinergia y el sentido de solidaridad.

La juventud despertó de su letargo, se remango las mangas y salió del aislamiento y comodidad de sus redes sociales para levantar a México de entre los escombros y darle un suspiro de esperanza.

La tarde del 19 de septiembre llamó a la unidad y a la movilización juvenil ante la desgracia, su liderazgo ha sido el principal factor para que la tragedia no escalara a dimensiones insospechadas.

La juventud maximizó su talento y, su fortaleza se convirtió en la entereza que tendió la mano al desvalido para brindarle consuelo.

Un movimiento diferente por sus compontes, alimentado por el hastió y cansancio hacia nuestra torpe clase gobernante, deja de lado la hipótesis de tener una generación perdida, subestimada entre la crisis de la realidad y las expectativas. Un reacomodo social necesario y sin precedentes por su estructura horizontal.

El seísmo ha dejado una huella imborrable, pero más allá del sentimiento de tristeza por los cientos de vidas humanas que perecieron, nos deja una nueva matriz  estructural.  ¿Por qué? Porque el modelo contractual tradicional de entender al ciudadano como una pieza más del Estado quedo atrás, dando paso al empoderamiento de un movimiento juvenil que marcará un hito por la pérdida de centralidad del gobierno frente a un renovado ciudadano cosmopolita, el ciudadano arquetipo de su futuro.

Los movimientos precedentes (Ayotzinapa y Yo soy 132) serán vistos sólo como el ensayo del renacer de la juventud mexicana, aquella primavera mexicana que tanto se esperaba es hoy una realidad.


La juventud que un día ante la desgracia levanta su voz, cerrando el puño y alzando el brazo para exigir a sus gobernantes guarden silencio ante su desfachatez e incompetencia, para luego exclamar: “es nuestro momento.”

Comentarios

Entradas populares de este blog

FEUDOCRACIA y estado de excepción.

La miseria que nos corroe.

Mientras la gente cuenta leyendas, los literatos fantasean, los opinólogos futurean, así se construye la narrativa de nuestros políticos y gobernantes, una clase sui géneris poco asertiva, que va de vaivén en vaivén, de la diatriba a la redención del “mundo feliz” de Huxley como una evasión alucinante de su realidad, una realidad mundana que dista de lo sutil.
Sí, México está cansado, cansado de los agravios, del cinismo y de dinámicas de funcionamiento inaceptables de nuestros gobernantes; quizás debamos aceptar que nuestro sistema colapso. 
A decir del filósofo coreano Byung-Chul Han, éste [el sistema] “un día cansado se puso a ladrar” para intentar cuando menos evolucionar a través de la potencia de las redes sociales.
Lo visto en las últimas semanas evidencia una cosa: la política no reforzará su credibilidad si ella sigue plagada de mediocridad. Las caretas han caído, al grado que los escándalos de corrupción son más frecuentes y ofensivos.
Tomemos aquí algunas reflexiones del cons…